Apuesta por la gastronomía natural

Cuando hablamos de comida englobamos erróneamente productos alimenticios que podrían considerarse poco o nada naturales, porque son productos procesados llenos de aditivos, conservantes, colorantes, concentrados, etc.

La gastronomía natural se refiere a aquella que proviene de la naturaleza y a todos aquellos alimentos que son saludables y ayudan a nutrir nuestro cuerpo y nuestra mente de forma natural. Se trata de encarar nuestra alimentación de la forma más sana y consciente posible, desde la coherencia y desde el conocimiento de saber qué estamos comiendo exactamente.

La gastronomía más natural es la que proviene directamente de la naturaleza y que no se ve expuesta a ningún proceso industrial, como pueden ser los vegetales, hierbas aromáticas, semillas, fruta o cereales y todos aquellos alimentos que producen los animales, tales como los huevos o la leche. También los animales propiamente dichos, tales como el pescado o la carne, que siempre deberán ser ecológicos para evitar apostar por opciones más económicas que contienen más aditivos y son de menor calidad.

¿Cómo hago que mi dieta sea saludable?

Lo primero que debes hacer para conseguir una gastronomía natural es revisar tu despensa, para desechar todo aquello que no te va bien y que trunca todos tus intentos por llevar una dieta saludable, es decir, azúcares refinados, harinas blancas, grasas transgénicas, patatas fritas, rebozados, productos excesivamente salados, productos congelados, chocolates, etc. Una vez tengas la despensa libre de todos los enemigos para tu cuerpo y tu mente, deberás reordenarla para tener muy a mano y a primera vista, lo que te proporciona bienestar.

Para llevar una dieta saludable lo mejor es apostar por cereales integrales, semillas, grasas saludables, bebidas vegetales, frutos secos, yogures, fruta, frutos rojos, infusiones, caldos vegetales o caldos de pollo caseros, verduras de hoja verde, huevos ecológicos, dátiles, carne ecológica, pescado blanco y azul ecológico, aceite de coco virgen prensado en frío y agua embotellada, entre muchas más opciones. Estos son los alimentos base para llevar a cabo una comida natural en tu día a día, pero puedes ir añadiendo todo aquello que cumpla las bases de ser un alimento sano y libre de elementos nocivos, para complementar tu dieta y que te gusten, como puede ser el coco rallado, el cacao puro, los orejones, vainilla natural,etc.

La cuestión es crear una despensa saludable que te permita hacer las combinaciones que quieras para conseguir platos deliciosos, pero sobre todo saludables en tu día a día. Podrás empezar el día bebiendo batidos verdes, para tomar energía de forma saludable, tomar infusiones, yogur, fruta o frutos secos a media mañana, seguir con un plato lleno de color para comer y una opción suave y deliciosa para cenar. Comer saludable puede ser muy divertido y mucho más fácil si deshechas todo lo que tu cuerpo no necesita. De esta forma podrás notar como tu mente y tu cuerpo se hacen fuertes y se nutren de una forma idónea. La gastronomía natural evitará que padezcas anemia, bajadas de tensión, diabetes, deshidratación o falta de vitaminas. Una buena idea es meter en botes de cristal tus alimentos para ver con claridad de qué se trata y hacer que sean más apetecibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *