¿Cómo cuidar y proteger tu piel este verano?

El verano es la época favorita del año para muchos de nosotros, pero las altas temperaturas y el sol pueden convertirse en los peores enemigos para nuestra piel. Por eso hoy queremos explicarte cómo conseguir una tez radiante, realizando un cuidado de la piel que te permitirá broncear tu rostro sin que éste sufra ninguna irritación o quemadura, durante este verano.

¿Cómo lo consigo?

Para el cuidado de la piel la protección es esencial, porque los rayos UV generan estrés, irritación, manchas, envejecimiento prematuro y hasta consecuencias más graves, como puede ser el cáncer de piel. Por ese motivo, es importante que se proteja la piel del rostro diariamente escogiendo un fps adecuado para nuestro tipo de piel, que cree una barrera protectora de nuestro rostro durante todo el día.

La hidratación es otra parte esencial del cuidado de la piel, porque nuestra se torna seca, se irrita, se escama y cambia de textura durante el verano, debido a la deshidratación que provoca el calor. Es una época del año perfecta para utilizar crema hidratante de día y de noche, hacer mascarillas hidratantes, utilizar sérum de día y de noche para reparar y regenerar nuestra piel y llevar siempre a mano agua micelar o calmante, para ir dando toques refrescantes e hidratantes a la piel de nuestro rostro. Es importante evitar los aceites en nuestro rostro si vamos a exponernos al sol, porque protegen menos y pueden generar quemaduras graves, sobre todo si no son de buena calidad. Es mejor optar por las cremas para el exterior y los aceites hidratantes para la rutina facial de noche.

Bebe mucha agua. Hidratarnos con agua mineral o bebidas nutritivas nos ayudará a embellecer y mejorar el cuidado de la piel del rostro y del cuerpo, consiguiendo un aspecto flexible, hidratado, brillante y precioso, que refleja salud y bienestar.

La fruta fresca será otro de tus mejores aliados para cuidar la piel, porque te aportarán agua, fibra y vitaminas, además de saciarte de una forma refrescante. Lleva siempre a mano snacks ligeros, saludables e hidratantes, como puede ser gazpacho, hummus con dips de verduras, platos fríos, fruta, jugos naturales, agua mineral, infusiones frías y todo aquello que pueda dar de beber a tu cuerpo y a tu piel.

Evita salir a la calle durante las horas más calurosas del día y lleva siempre sombrero y gafas de sol, para protegerte de una insolación o golpe de calor. Si vas a la playa o la piscina procura mantenerte a la sombra y escoger el sol solo durante unos 10 minutos, para secarte y obtener la vitamina D que también necesita tu piel, sin llegar a quemarte y utilizando siempre protección.

Para conseguir un efecto de protección mayor en el cuidado de la piel, lo mejor que puedes hacer es optar por la cosmética natural, ya que además de hidratar y proteger tu piel, evitarás que esta absorba químicos y se nutra, completamente, de las propiedades naturalmente presentes en los ingredientes que nos brinda la propia naturaleza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *