¿De cuántas maneras podemos hidratar nuestra piel?

La hidratación facial es muy importante para la salud y el aspecto de nuestro rostro y no sólo podemos conseguirla mediante las cremas hidratantes para la cara, sino que podemos hacerlo de muchas otras formas.

Hoy venimos a explicarte de cuántas maneras puedes hidratar tu piel, para conseguir un rostro cuidado, saludable, juvenil y luminoso.

Toma nota

Beber agua: Beber agua es una de las medidas más efectivas para cuidar de nuestra piel, tanto del rostro como del cuerpo, así como de nuestras articulaciones y de todo nuestro organismo. Es recomendable ingerir de 1,5 a 2 litros de agua al día, aunque lo mejor es respetar la sensación de sed y escuchar a nuestro cuerpo. Siempre apostando por agua mineral natural, te o infusiones y desechando bebidas azucaradas o alcohol, ya que este tipo de bebidas deshidratan nuestra piel.

Al hidratarnos correctamente notaremos una piel más luminosa, libre de impurezas y más saludable.

Utilizar protector solar todo el año: El protector solar es uno de los mejores aliados para la hidratación y la protección facial y, por ese motivo, debemos utilizarlo durante todo el año. Es recomendable utilizar un FPS 15 o 25 durante el invierno y un FPS 50 durante el verano, siempre evitando las horas del día más calurosas y escogiendo una crema solar con filtro mineral. De este modo evitaremos quemaduras, manchas del sol en la cara, arrugas y combatiremos el envejecimiento y las arrugas en la piel del rostro.

Comer de forma saludable: Llevar una alimentación saludable, rica en fibra y agua, nos aportará una gran hidratación y cuidado a nuestra piel. Es recomendable comer verduras de hoja verde, fruta fresca, infusiones, legumbres, frutos secos, grasas saludables, la versión integral de las harinas y evitar azúcares, grasas trans y, en definitiva, los ultraprocesados.

Desmaquillarnos correctamente: Desmaquillarse también es un proceso esencial para la hidratación facial, ya que no es lo mismo utilizar toallitas químicas e irritantes para retirar el maquillaje, que apostar por un agua micelar, capaz de retirar el maquillaje suavemente y aportando hidratación al rostro, sin irritarlo. También puedes optar por desmaquillantes naturales más intensos o bien leche limpiadora, siempre apostando por una cosmética natural y libre de químicos. Después de retirar el maquillaje, con la cara limpia, deberás hidratar con serum y/o crema hidratante, para aportar a la piel del rostro toda la hidratación que haya podido perder durante el día.

Utilizar cremas y mascarillas hidratantes: Para la hidratación del rostro es importante apostar por cremas hidratantes naturales, a poder ser ecológicas y veganas, para obtener todos los beneficios de las plantas naturalmente presentes y muy efectivos, sin necesidad de acudir a compuestos químicos y cuidando de nuestra piel de la mejor forma posible.

En cuanto a las mascarillas, lo mejor es apostar por opciones que se adapten a nuestro tipo de piel (seca, mixta o grasa) y realizarlas, como mínimo, una vez a la semana.

¡Aprovecha todos los recursos para mejorar tu hidratación facial!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *